Principal » Pueblo » Pueblo Detalles
  
Inicio Ayuntamiento Datos Geográficos Servicios Publicos Fiestas Historia Naturaleza Cultura y Arte Noticias
Datos de interes

Población: 40 habitantes.

Superficie: 24,0 km2.

Altitud: 990 metros.

Distancia a la capital: 35 kilómetros.

En la finca La Cabañuela (situada junto a la Nacional-623) se encuentra la ganadería de Antonio Bañuelos, de la que proceden los afamados toros del frío. Este sobrenombre se debe a las condiciones climatológicas que soportan, en una zona caracterizada por inviernos crudos y fuertes oscilaciones de temperatura.


   



Comer y Dormir

 



Localización

Ver mapa más grande

-Presidente de la Junta Administrativa: Eloy García Melgosa (PP).

-Vocales: Faustino Padrones Melgosa y Jerónimo García Peña.

Cernégula depende del Ayuntamiento de Merindad de Río Ubierna, cuya cabecera es Sotopalacios.

Cernégula se sitúa en el extremo nororiental de la Merindad de Río Ubierna, en el Páramo de Masa. En realidad, es el pueblo más septentrional de la Merindad.

La localidad desafía la excesiva altitud, la dureza del clima y la abundancia de suelos pedregosos para mantener su actividad agrícola.

 

-Junta Administrativa: Ctra. Bilbao, nº. 23. Tel: 947 560428.

-Consultorio Médico: Martes, a las 11,00h.

-San Miguel: 29 de septiembre. Se celebra una procesión en la que se porta al Santo por las calles del pueblo. Durante el recorrido se lleva a cabo el tradicional “baile al Santo”, protagonizado por los mozos al son de la dulzaina y el tamboril.

-Otras celebraciones: Las proximidades de la localidad acogen pruebas de motor como el Raid de las Brujas para motos de enduro, la Copa TT 4 Estaciones o el Autocross Cernégula.

Mucho antes de formar parte del municipio de la Merindad de Río Ubierna, perteneció al Alfoz de Ubierna, que ya aparece citado en 1028: Rivulo de Zereso in alfoce de Obirna. Incluso antes, en el 978, se recoge en el diploma fundacional la que podría ser primera referencia: De Ovirna: Fonte homine. Su primera referencia documental data de 1094, cuando aparece como Cernocha. En 1139 se cita como Cernega, un vocablo derivado de cerna o cerne, del latín cinerem (ceniza). El diminutivo de dicha palabra habría acabado por formar el actual nombre de Cernégula. Quintanajuar, hoy despoblado, forma parte del término de Cernégula. Aún se conservan en pie los restos de la iglesia y un palomar, además de las ruinas de diversas construcciones y la laguna situada junto al antiguo pueblo. Otros despoblados de desaparición más temprana serían Cabaña (en Quintanajuar, donde actualmente se encuentra la finca La Cabañuela), Casares, Cernegulilla, Monte Espinoso (también en Quintanajuar), Los Morecos, Pozorruyo y Quintanales (igualmente en Quintanajuar).

Leyendas: Cernégula se asocia a las leyendas relacionadas con la brujería. A las afueras de la localidad, la llamada Laguna de las Brujas o, simplemente, la Charca, habría sido escenario de impresionantes aquelarres, en los que participaban las brujas procedentes de Cantabria y Asturias. El origen de la leyenda podría estar en los relatos de los viajeros que a lo largo de varios siglos recorrieron el Camino del Pescado, quizá inspirados por la visión nocturna de la laguna. Julio Caro Baroja recopiló estas historias en su libro “Las brujas y su mundo”, en el que se cuenta que éstas llegaban a Cernégula montadas en sus escobas y, a la orilla de la laguna, junto a un espino, tomaban sus pócimas y bebedizos, se untaban el cuerpo con ungüentos y bailaban al mismo tiempo que invocaban al diablo. En recuerdo de esta leyenda, los habitantes de Cernégula encienden en la Charca una hoguera durante la noche de San Juan y bailan alrededor de ella.

Otra leyenda relacionada con la brujería es la que narra cómo en los corrales de Pozorruyo, cuyos restos pueden contemplarse aún al norte de la laguna de Venta la Perra, existía a mediados del siglo XVII un mesón junto al Camino del Pescado regentado por dos hermanas solteras que eran en realidad brujas, y que hacían desaparecer las mercancías y los animales de los arrieros.

-Páramo de Masa: Cernégula se encuentra en una zona resguardada desde la que enseguida se asciende al páramo. Se trata de un espacio fuertemente erosionado en el que aflora la caliza y donde la vegetación encuentra dificultades para arraigar. Esto hace que el aspecto del paisaje resulte tan original, con grandes extensiones cubiertas de brezo, brecina o espliego y en las que la única presencia arbórea se limita a arbustos como el boj o el enebro. En los puntos en los que la erosión es menor, se desarrollan los cultivos de patata de siembra o cereal. El rojo intenso de la tierra en buena parte de su término contribuye a dotar a Cernégula de una fuerte personalidad. Este terreno es propicio para la vida de aves esteparias como la agachadiza, la calandria e incluso alguna alondra de Dupont, además de granívoras como la codorniz y la perdiz, rapaces como el cernícalo o el aguilucho cenizo y córvidos como la grajilla o la urraca.

-Lagunas: La localidad alberga cuatro lagunas naturales de origen kárstico que recogen el agua de lluvia y del deshielo y constituyen importantes humedales. Se trata de las lagunas de Las Brujas, Venta la Perra, Pila Vieja y Quintanajuar.Diversa fauna aprovecha estos lugares para beber, por lo que son interesantes puntos de observación de animales, especialmente aves.

-PRC-BU 212, Sendero de las Brujas: Distancia 11,8 kilómetros. Parte del casco urbano de Cernégula, permite recorrer dos de estas lagunas, la de Las Brujas y la de Venta la Perra, y al mismo tiempo disfrutar de las particularidades paisajísticas y orográficas del páramo. -Árboles singulares: según la leyenda, a orillas de la Charca, junto a un espino, se reunían las brujas. Este espino, junto con el moral de la iglesia, es la muestra más representativa de árbol singular en la localidad.

-Iglesia de Nuestra Señora de la Natividad: el actual templo es de estructura gótica, aunque fue construida sobre otra anterior, de estilo románico. Las reformas posteriores, según los cánones del barroco, han acabado de configurar el templo. Al exterior, luce su portada gótica blasonada, del siglo XV, protegida por un pórtico. En el interior destaca el retablo mayor (de estilo barroco), de mediados del siglo XVIII, presidido por San Miguel (patrono de la localidad) y en el que también aparece la Virgen de la Natividad. En la iglesia se encuentra también el Retablo de Nuestra Señora, prechurrigueresco (segunda mitad del siglo XVII). Consta de dos cuerpos con columnas salomónicas. En el inte­rior del nicho central aparece una bella imagen de la Virgen con el Niño del siglo XVI. Finalmente, hay un tercer retablo lateral, también prechurrigueresco, de 1780.

-Ruta de Carlos V: por Cernégula pasa la ruta que siguió en 1556 el emperador Carlos V (que en España reinó como Carlos I), camino de su retiro definitivo en el Monasterio de Yuste (Cáceres). Tras desembarcar en la localidad cántabra de Laredo, pasó a tierras burgalesas por el puerto de Los Tornos y atravesó Las Merindades. La ruta llega a la Merindad de Río Ubierna, donde cruza por Cernégula, Hontomín, Peñahorada, Villaverde-Peñahorada y Sotopalacios, para posteriormente dirigirse a la capital burgalesa.

-Entramado urbano: Destaca el predominio casi absoluto de sólidas construcciones de piedra.

-Vestigios prehistóricos: los yacimientos de Tobar y Lomas Cabras dan testimonio del pasado más remoto de Cernégula, donde la presencia humana se remonta a la Edad del Cobre y continúa durante el Neolítico. En el alto de Cernégula, camino de Villarcayo, hay un pequeño túmulo, con cráter central, que se sitúa en un altozano con gran dominio visual sobre el páramo. Además, en medio del páramo, próximo al núcleo urbano, hay un hermoso túmulo en medio de tierras de labor.

-Iglesia de Nuestra Señora del Rosario: en el despoblado de Quintanajuar (entre Cernégula y Masa) se encuentran los restos de esta iglesia, dependiente del monasterio cisterciense de Rioseco. El edificio es casi el único recuerdo de la antigua localidad.

-Palomar castellano: se encuentra en Quintanajuar, a escasa distancia de las ruinas de la iglesia, y responde a la tipología constructiva tradicional castellana. Fue levantado en adobe encalado y tiene cubierta de teja, de forma cónica.

 

Mi pueblo

Portada    Burgos    Deportes    Fotos    Pueblos    de Tapas    Entrevistas    Videos    Hemeroteca    Contactar
Copyright 2009 lunes, 24 de julio de 2017    Declaración de Privacidad  Términos de Uso
 
Web Analytics