Ver noticia


La visita forma parte de una iniciativa que se puso en marcha el pasado año con la que se conocen provincias cercanas a Cantabria, que tengan interés cultural e histórico. Este año, ha sido Aranda el lugar elegido.

Un grupo de 60 vecinos de la localidad cántabra de Reocín han visitado Aranda de Duero gracias a una iniciativa que este Ayuntamiento puso en marcha el pasado año y que persigue que sus vecinos más mayores conozcan las provincias limítrofes a Cantabria.

Raquel González, alcaldesa de Aranda de Duero, recibía a los visitantes en el Ayuntamiento de la villa, y les explicaba la historia y datos de Aranda de Duero, que aunque cuenta con 33.000 habitantes censados, el área de influencia es de 60.000 personas, pertenecientes además de Burgos a las provincias limítrofes de Palencia, Segovia y Soria.

En  cuanto a la economía de la capital de la Ribera, los sectores económicos arandinos más importantes son principalmente la industria, el turismo y la agricultura.  Además, Aranda puede presumir de un gran patrimonio histórico y algo muy especial, 7 kilómetros de bodegas subterráneas bajo su casco histórico que se remontan a la edad media, y donde se guardaba el vino del año y que están declaradas Bien Histórico Regional.

 Pablo Diestro, alcalde de Reocín y presidente de la Federación de Municipios Cántabros, ha invitado a los vecinos de Aranda a conocer la localidad y sitios muy especiales, como el Laberinto de Villapresente, el más grande de España, pueblos para perderse o fiestas como el Día de las Instituciones de Cantabria, que se celebra en San Miguel, donde se conmemora el germen de la actual comunidad autónoma. Diestro explicaba que esta visita comenzó el pasado año como una iniciativa para que los vecinos más mayores de la localidad conocieran las provincias limítrofes con estas visitas de carácter turístico y cultural. El pasado año se comenzó con Asturias y este año ha sido Aranda de Duero.

Por otro lado, tanto Raquel González como Pablo Diestro ha barajado la posibilidad de continuar con más colaboraciones, que como recordaba Diestro, se remontan en el tiempo cuando los arandinos acudían a Cantabria con vino y traían el pescado, motivo por lo que podría ser posible un hermanamiento de ambas localidades.

José Antonio Morante, presidente de la Asociación Costa Central Altamira,  y gran conocedor de la Ribera, ha colaborado en esta iniciativa, que para él no es la primera. Además, se va  comenzar una serie de colaboraciones con el Ayuntamiento de Aranda que serán recíprocas, tanto en Aranda como en Cantabria.  Morante daba las gracias a Raquel González por la acogida y a Pablo Diestro por la iniciativa.

En la vista han podido disfrutar de CIAVIN, el centro de interpretación del vino, de la Iglesia de Santa María, ver el entramado de la bodega subterránea de la Peña del Alboroto,  además de degustar cordero asado y vino de la Ribera en el restaurante asador Tudanca. La visita ha coincidido con las fiestas, unos días muy especiales en Aranda. 

Autor
Publicado en: Provincia
| E-mail | Enlace |

Portada    Burgos    Deportes    Fotos    Pueblos    de Tapas    Entrevistas    Videos    Hemeroteca    Contactar
Copyright 2009 sábado, 25 de noviembre de 2017    Declaración de Privacidad  Términos de Uso
 
Web Analytics