Ver noticia


 Tras más de 16 horas en su Mitsubishi Montero, la burgalesa llegaba al campamento pasada la media noche en una meritoria 54ª posición y sexta de T1.S. 

Ni el estado del terreno, ni la altitud, ni la dificultad de tener que pilotar de noche bajo la lluvia han podido con el entusiasmo y determinación de la piloto de DKR Raid Service.
"
La etapa ha sido brutal. Hemos tenido que abrirnos paso entre la maleza porque la pista estaba destruida. Hemos tardado cuatro horas en recorrer 40 kilómetros".
Llegó el día de sufrir en el Dakar. Cristina Gutiérrez pasó un auténtico calvario en la primera parte de la tercera etapa, que transcurrió entre San Miguel de Tucumán y San Salvador de Jujuy, con un total de 780 kilómetros, 364 correspondientes a una especial dividida en dos secciones con un tramo neutralizado intermedio. La piloto burgalesa tiró de fuerza de voluntad e ilusión de debutante para salvar el primer "infierno" de la presente edición del Rally Dakar. Terminó en 54ª posición absoluta y sexta de la categoría T1.S y en la general es 53ª y quinta de T1.S.
Cristina Gutiérrez y su copilo Pedro López invirtieron 9 horas, 42 minutos y 52 segundos para cubrir una difícil y extenuante jornada que les llevó hasta los 5.000 metros de altitud. Por el camino tuvieron que superar multitud de vicisitudes, pero con una gran recompensa final: seguir en carrera otro día, que es "
una victoria más", dice orgullosa esta joven odontóloga de sólo 25 años de edad.
El primer escollo llegó muy pronto cuando un banco de arena fina tipo fesh fesh atrapó al Mitsubishi Montero del equipo DKR Raid Service. "
Habían pasado unos veinte camiones delante de nosotros, además de todas las motos y buena parte de los coches. El terreno estaba destruido. Intentamos pasar pero nos quedamos clavados por las grandes roderas que se habían formado. Las ruedas del coche no tocaban al suelo".
Cristina y Pedro trataron de salir del atolladero por sus medios pero "
era imposible". Afortunadamente, varios camiones se detuvieron para echarles una mano y desencallarlos. "A partir de ahí tuvimos que buscar caminos alternativos y abrirnos paso entre la maleza porque la pista estaba impracticable para nosotros. Fue brutal. Tuvimos que pasar por sitios por los que creía que no seríamos capaces de avanzar y tardamos 4 horas en hacer los primeros 40 kilómetros de la especial", cuenta Cristina.
Quedaba aún mucha etapa por delante, el paso a 5.000 metros de altitud y una segunda parte de especial que los integrantes del equipo DKR Raid Service tuvieron que afrontar de noche y bajo la lluvia.
Pese a las complicaciones de su tercera jornada en la aventura del Dakar, y a haber hecho más de 16 horas seguidas de conducción, Cristina Gutiérrez no escondía su alegría con voz muy entera al llegar al campamento, pasada la medianoche en Argentina: "
Ha sido una etapa con unos paisajes preciosos y, aunque ha sido duro, estoy muy contenta. Incluso lo de pilotar de noche me ha gustado y lo de la altitud no me ha afectado nada. Estoy encantada con la experiencia".
Este jueves, la burgalesa y su copiloto Pedro López afrontarán otro difícil reto: la cuarta etapa del Dakar, entre San Salvador de Jujuy (Argentina) y Tupiza (Bolivia). Les esperarán 105 kilómetros de enlace y 416 de especial que, por muy complicados que sean, no podrán acabar con el entusiasmo de esta joven debutante. 

Autor
Publicado en: Deportes
| E-mail | Enlace |

Portada    Burgos    Deportes    Fotos    Pueblos    de Tapas    Entrevistas    Videos    Hemeroteca    Contactar
Copyright 2009 domingo, 26 de febrero de 2017    Declaración de Privacidad  Términos de Uso