Entrevistas


 “El alumno ya no es un mero observador sino el protagonista de su propio aprendizaje”

M. A.

Pregunta.- Arandino de nacimiento, ha sido alumno del centro, después regresó como profesor y ahora es el director. ¿Qué queda en su filosofía educativa de cada una de esas etapas?

Respuesta.- La visión es una desde que uno es estudiante y reconoce en el centro toda la ayuda en el proceso formativo que ha recibido. Ser profesor del centro donde has estudiado es otra distinta porque volver a casa es un regalo y ya servir al centro educativo en el que estudiaste desde una dirección es una enorme oportunidad para dejar la impronta que nos dieron los educadores que han ido pasando por aquí.

P.- Sin embargo, aunque la forma de educar cambia a lo largo de los años, los valores, los pilares de un centro no varían. ¿Es así?

R.-En estos 30 años que llevo en esta casa, los últimos 16 como docente, el fondo educativo no ha cambiado, la esencial y los valores siguen siendo los mismos, pero sí ha cambiado la forma de enseñar, ha habido que actualizarla siendo protagonistas de los propios cambios educativos. Hemos querido hacer bandera de esa nueva pedagogía, con nuevos espacios de aprendizaje, clases invertidas y de espacios educativos cooperativos.
P.- San Gabriel destaca por ser un centro puntero en muchas áreas con una oferta educativa muy completa.

R.- Así es. La oferta educativa tiene una parte que ha permanecido invariable desde su apertura en 1965, que es la educación desde los más pequeños hasta Bachillerato y los ciclos formativos. Aunque también es cierto que en los centros gabrielistas que hay en 34 países del mundo, tratamos de adaptar nuestra oferta a lo que sea más valioso para las localidades en las que estamos. Nuestro sino es mantener lo que tenemos pero adaptándonos a lo que la sociedad demanda, de ahí nuestro crecimiento en la formación a empresas, la investigación y el desarrollo o la formación a desempleados porque son necesidades que nadie cubre en la comarca.
P.- Adaptarse al territorio es fundamental. ¿De ahí el enorme peso de la enología en el centro?

R.- Sin duda las enseñanzas relacionadas con el vino y los aceites son una parte fundamental del centro, donde después de 12 años con estas enseñanzas, aún estamos en pañales y es que el campo de crecimiento es aún muy amplio. Ribera del Duero es una zona enoturística de cada vez más apreciación por parte de turistas nacionales y extranjeros y por eso traer estudiantes de China, Japón y EEUU así como turistas nos hace ver que por aquí debe caminar el futuro del centro.
P.- También es clave en el centro la formación a empresas

R.- Lo es, especialmente, para proporcionarles herramientas de crecimiento. Todo lo que no mejora empeora y esa es una de las ‘bendiciones’ de la crisis Las empresas que han resistido a la crisis han variado su ADN empresarial, ahora todo el mundo tiene integrada la importancia de la excelencia, de la apuesta clara por la investigación, el desarrollo y la innovación y por la creación de productos y servicios de alto valor. No hay que olvidar que el futuro de nuestras empresa pasa por crear productos de alto valor y en ese sentido las empresas cuentan con nosotros para la cualificación de sus empleados. Es el ejemplo de Michelín, la farmacéutica GSK o Tecnoaranda o Calidad Pascual, que confían su formación en nuestro centro. Una empresa es excelente si sus trabajadores son excelentes.
P.- La formación también es fundamental para las personas en desempleo.

R.- Sin lugar a dudas, en los últimos años hemos visto que la oferta educativa en Aranda de Duero para desempleados ha crecido fruto sin duda de un crecimiento del desempleo. Ojalá tuviéramos que cerrar nuestro centro para desempleados, esa sería la mejor noticia, pero mientras no sea así seguiremos formando y recualificando a esta personas con el apoyo de la Junta de Castilla y León, para conseguir una inserción laboral en su comarca y en el marco de su familia. Para ello contamos con 25 certificados.
P.- Otro pilar clave de San Gabriel es la investigación.

R.-La apuesta por la investigación, el desarrollo y la innovación por parte de los centros de formación profesional es fundamental y nosotros estamos trabajando en dos proyectos de I+D con dos grandes empresas de Aranda de Duero que podremos presentar en diciembre de este año y que generarán valor para las empresas y para el propio centro. El hecho de no tener en Aranda un referente universitario nos ha hecho agudizar el ingenio para desarrollar un trabajo que por norma es inherente a la universidad.
P.- En este sentido, centros como este se convierten en un referente educativo de la comarca y en su desarrollo.

R.- Sin duda un centro de formación profesional es un pulmón para la comarca en la que se sitúa. Nuestro cometido es acompañar a las personas que quieran crear riqueza y empleo en la comarca para la selección de personal, la formación continua, el asesoramiento en materia de subvenciones y para todo aquello que es propio de un centro integrado, los territorios que entiendan esto tendrán una ventaja competitiva para localizar empresas frente a otros territorios.
P.- A nivel educativo ¿hay algún proyecto novedoso?

R.- Estamos trabajando en proyecto de innovación en espacios de aprendizaje, en el centro todas las aulas se diferencian mucho de las de hace 20 años, tienen un graderío para trabajos expositivos, mesas que facilitan el trabajo cooperativo, espacios decorados de acuerdo con lo que versará la clase, todo es multimedia, espacios adaptados alas tendencias educativas y para potencias las cualidades de los alumnos.
P.- Aulas que permiten trabajan en las competencias transversales.

R.- Así es, la metodologías no ha cambiando en el fondo pero sí en la forma. Antes cada asignatura era un compartimento estanco pero ahora se trabaja por proyectos, con asignaturas que se estudian de una forma transversal.
P.- En esta formación los alumnos han cambiado su papel.

R.- Esa es la clave del éxito educativo de hoy día, ya no se trata de que el alumno sea un mero espectador en una clase magistral del profesor sino que el alumno es el protagonista de su propio aprendizaje y el profesor es una especie de coach, un acompañante en esta formación.
P.- Precisamente el profesorado tiene en este sentido un papel clave.

R.- Ellos son el alma de esta casa, San Gabriel es lo que es por su labor y trabajo, y es que asumen todos los proyectos con la mayor de las ilusiones, si de alguien haya que acordarse y a alguien hay que atribuir el mérito es al profesorado y al personal de servicio del centro.

P.- De cara a un futuro próximo ¿Hay algún área en el que el centro vaya a trabajar?

R.- Tenemos la sensación de que lo más importante está aún por hacer, en este proceso de cambio pensamos que aún hay cosas por descubrir. Los cambios positivos son necesarios y es que no debemos olvidar que el 80% de las profesiones del futuro están aún por descubrir y tenemos la responsabilidad de educar a nuestros alumnos en profesiones que aun no conocemos.
P.- De cara al exterior, el centro está inmerso en fortalecer sus relaciones internacionales. ¿Por dónde seguirá caminando?

R.- De momento queremos consolidar relaciones con diversos países de Europa y con China en el continente asiático, además de con EEUU, a través de la red de Colegios de la ONU y queremos iniciar un camino en el continente africano. En los próximos 5 ó 6 años será el momento de evaluar la necesidad de continuar con estas relaciones o ampliarlas.

P- Por otra parte, el centro ha puesto en marcha una residencia para mayores con un planteamiento innovador.

R.- Así es, hace ya años surgió la necesidad de contar con un centro residencial para nuestros religiosos, pero que estuviera abierto a otras personas que requieran un servicio así. Planteamos una residencia no sólo para abuelos sino abierto a la ciudadanía a modo de 'plaza del pueblo'  y para ello, aprovechamos que la Junta sacó un modelo  innovador de dependencia, Mi casa, que planteaba a las residencias como centros vivos y en nuestro caso, además de abuelos, también está pensada para jóvenes estudiantes en el marco de una escuela de hostelería y para la sociedad civil con un restaurante, que no hará un gran negocio, pero que servirá para que los mayores no se sientan aislados y compartan parte de su día con los comensales que se acerquen al espacio.

P.- Con el objetivo de reconocer la labor y la trayectoria de empresarios de la comarca así como de las nuevas promesas emprendedoras a la par que se recuerda la figura del Hermano Celestino, director del centro entre 1982 y 1998 surgen los Premios Celestino ¿En quiénes ha  recaído en esta edición?

R.- El Celestino de Honor ha sido para Gerardo de la Calle, que tiene una empresa de prefabricados y excavaciones  y ha colaborado en la llegada de muchas empresas a la Ribera del Duero  y reconocemos, como Joven Emprendedor, con un premio valorado en 24.000 euros,  a la productora 13 Grados.

 

Comentarios

No hay comentarios. Se el primero en poner uno.

Publicar comentario

Solo los usuarios registrados pueden enviar comentarios.

Portada    Burgos    Deportes    Fotos    Pueblos    de Tapas    Entrevistas    Videos    Hemeroteca    Contactar
Copyright 2009 lunes, 20 de noviembre de 2017    Declaración de Privacidad  Términos de Uso
 
Web Analytics