Ver noticia


 La consejera de Agricultura y Ganadería, Milagros Marcos, ha clausurado la I Escuela de Verano Agroalimentaria, un foro de intercambio de conocimientos entre estudiantes de últimos cursos de la universidad y empresarios, con el fin de contribuir a la potenciación del sector agroalimentario y mejorar su posicionamiento en el ámbito internacional ante los grandes retos de futuro que plantea el incremento del censo poblacional en todo el mundo.

La consejera de Agricultura y Ganadería, Milagros Marcos, ha clausurado esta mañana la I Escuela de Verano Agroalimentaria ‘Agricool’ en la que han participado un centenar de estudiantes de últimos cursos de universidad y directivos de pequeñas y medianas empresas de la Comunidad. Se trata de un foro de intercambio de conocimientos con el fin de contribuir a la potenciación del sector agroalimentario y mejorar su posicionamiento en el ámbito internacional, ante los grandes retos de futuro que plantea el incremento del censo poblacional en todo el mundo. Esta escuela pretende además buscar y retener el talento que tiene Castilla y León y generar futuros emprendedores agroindustriales.

La I Escuela de Verano Agroalimentaria nació tras establecer la Consejería de Agricultura y Ganadería una nueva cultura de colaboración entre la Administración autonómica y la industria agroalimentaria, creando un comité asesor técnico formado por algunos de los representantes de industrias agroalimentarias de la Comunidad, encargado de llevar a cabo un análisis de la situación de este sector.

Conclusiones de la I Escuela de Verano Agroalimentaria

Durante estas jornadas se han extraído conclusiones como la existente desconexión entre los distintos eslabones de la cadena de valor agroalimentaria; la necesidad de ganar en productividad y competitividad; ajustar la producción primaria a las necesidades de la industria; conocer en profundidad las tendencias de consumo de los mercados internacionales; y enfocar la formación a cubrir las necesidades que demandan las empresas.

Estas reflexiones se traducirán en medidas concretas para impulsar y mejorar la competitividad de la industria agroalimentaria. Y la primera de ellas ha sido la puesta en marcha de ‘Agricool’ como espacio de formación, conocimiento y análisis del sector, donde profesionales de gran prestigio del ámbito universitario han abordado desde el funcionamiento de la cadena de valor, hasta el equilibrio de la sostenibilidad ambiental, la innovación en el sector agroalimentario y la investigación de mercados, la transformación digital y la internacionalización. Por otro lado, destacados empresarios de la Comunidad han expuesto sus conocimientos y experiencias, sus éxitos y sus fracasos. 

Agenda Agroalimentaria +50

Durante su intervención, Marcos destacó que, a esta I Escuela de Verano, le seguirán otras ediciones en los próximos años y servirán para nutrir de contenido la Agenda Agroalimentaria +50, un modelo de planificación estratégica abierta para el sector, que no esté sujeta a los tiempos políticos y con el horizonte del 2050. Esta Agenda supone un esfuerzo de reflexión de futuro y un proceso de posicionamiento de la agroindustria, en el contexto de tendencias y desafíos descritos por la FAO en su reciente informe sobre ‘El futuro de la alimentación y la agricultura’ y en el que se detalla que, en 2050, el planeta tendrá 9.100 millones de habitantes –en la actualidad son 6.500–, lo que se traducirá en incrementos de demanda de 900 millones de toneladas de cereales y 200 millones de toneladas de carne, entre otros productos, ante los que Castilla y León necesitará estar bien posicionada.

De ahí que el gran objetivo de la Agenda +50 sea afrontar los retos a los que se debe enfrentar la producción primaria y la industria de transformación ante estos cambios. Para lograrlo, es necesario, como apuntó la consejera, diseñar acciones concretas que permitan mejorar la productividad agrícola de forma sostenible para satisfacer la creciente demanda de alimentos; poder ofertar recursos naturales sostenibles cuya producción sea compatible con los riesgos del cambio climático; mejorar la competitividad de la industria agroalimentaria; posicionar a la agroindustria en los mercados internacionales pudiendo dar una respuesta inmediata a las demandas de nuevos productos de mayor valor añadido; y mejorar las oportunidades de generación de ingresos en las zonas rurales, lo que contribuirá notablemente al asentamiento de la población en las mismas.  

En la elaboración de esta Agenda se tendrá en cuenta el informe de los resultados de la Estrategia Futura Alimenta 2014-2017 que se elaborará a finales de este mismo año. Pero es fundamental establecer, como señaló Milagros Marcos, un ‘foro de ideas’ con el conjunto del sector del que se extraigan aportaciones consensuadas que enriquezcan la Agenda, de forma que lo que en ella se recoja, dé respuesta a los retos a los que se enfrenta el sector agroalimentario.

La elaboración de la Agenda +50 será dinámica, viva. Y, por eso, ya se iniciado el camino hoy con las conclusiones que se extraerán de este curso. Además, entre los objetivos marcados para el sector en esta legislatura hay dos de especial relevancia, coincidentes también con las reflexiones del comité técnico asesor, como son lograr un mayor equilibrio entre los distintos eslabones de la cadena de valor y reforzar la productividad y la competitividad del sector agrario y de la industria de transformación.

Además, con el horizonte 2020, dentro de la senda marcada para la Agenda +50 y en consonancia con el Pacto de Reindustrialización rubricado por la Junta de Castilla y León y los grupos parlamentarios de las Cortes, por el que se pretende que el sector industrial alcance el 20 % del Producto Interior Bruto (PIB), la Administración autonómica se fija los siguientes retos para la agroindustria: aumentar la aportación a la cifra de negocios del sector industrial regional hasta llegar al 33 % (actualmente supone el 29 % con 10.300 millones de euros); incrementar el valor de las exportaciones agroalimentarias hasta superar los 2.000 millones de euros (a finales de 2016 este valor era de 1.800 millones de euros); y lograr que las compras que la industria agroalimentaria realiza para su proceso productivo, y que proceden de la propia Comunidad autónoma, incrementen su porcentaje hasta el 45 % (actualmente es inferior al 42 %).

Autor
Publicado en: Castilla y León
| E-mail | Enlace |

Portada    Burgos    Deportes    Fotos    Pueblos    de Tapas    Entrevistas    Videos    Hemeroteca    Contactar
Copyright 2009 sábado, 25 de noviembre de 2017    Declaración de Privacidad  Términos de Uso
 
Web Analytics